Las organizaciones sindicales y patronales del doblaje en el País Vasco constituirán las próximas semanas la mesa sectorial llamada a negociar un nuevo convenio colectivo de ámbito autonómico. Los actores, que reclaman al Gobierno vasco una mayor producción en euskera, consideran “aceptable” un incremento salarial de entre el 35% y el 40%, según fuentes de la asociación Bieuse consultadas por Blog EDM.

La patronal Ibaia, que agrupa a estudios como K2000, Irusoin, Rec, entre otros, y los sindicatos ELA, LAB, Comisiones Obreras, UGT se disponen a constituir los próximos días una mesa sectorial que negociará el convenio colectivo para el doblaje vasco, informó Xabier Alkiza, portavoz de la asociación.

El doblaje vasco atraviesa una situación excepcional, marcada por el descenso del doblaje en euskera. Desde hace años, la televisión autonómica vasca ETB – cuyo arranque en los años 90 del siglo pasado hizo nacer la industria del doblaje en el País Vasco– viene reduciendo el volumen de producción doblada en esta lengua, hasta alcanzar en 2018 su mínimo histórico, con 100 horas anuales.

La caída de la producción provocó el pasado otoño un plante de los actores vascos, que se negaron a seguir doblando. Un plante que meses después se mantiene por la mayor parte de los actores asociados en Bieuse, que tratan de forzar de ese modo un cambio en la política lingüística del Gobierno vasco en la cadena pública.

Según Alkiza, en este momento, la producción en euskera – animación infantil, en su mayor parte – se saca adelante con apenas docena y media de voces, que no han secundado el paro, y cuyas voces resultan insuficientes para doblar series que se emiten en el canal infantil ETB 3. “A veces se pregunta y se responde la misma voz”, critica.

Panorama del doblaje en el País Vasco

En Bilbao, el estudio Mixer – uno de los más importantes de la zona – centraliza el doblaje en euskera, tras ganar el concurso licitado por ETB. Una concesión que, según los actores, “precariza” las condiciones de trabajo y los salarios de los actores y directores de doblaje del País Vasco.

La capital vizcaína cuenta en total con cuatro estudios multisalas y media docena de pequeños estudios (centrados en publicidad). Por un lado, K2000, propiedad de Mediapro; y FX Media. Por su parte, en San Sebastián, se hallan Rec que trabaja “en conexión” con actores de Madrid; principalmente en series –, e Irusoin donde se ha doblado la película Elcano, pendiente aún de estreno comercial –. Por último, en Vitoria, Sonora, dedicado al doblaje de videojuegos y algunas películas de serie B, completan el panorama de los más destacados centros de doblaje de la comunidad autónoma vasca.

En cuanto a K2000, el grueso de la producción se centra en telefilms y realities emitidos por Divinity y otras cadenas temáticas de televisión; mientras que en FX Media se dobla sobre todo animación; en ocasiones sin técnico de sonido, ni director, y donde los actores deben hacer el llamado ‘autocontrol’, denuncian.

Reclama alzas salariales del 40%

Según Alkiza, las empresas mantienen “las mismas condiciones de trabajo que hace 10 años”, ante lo cual, los actores y directores de doblaje ha mantenido dos meses de “duras negociaciones”, que cristalizarán en la constitución en las próximas semanas de la mesa sectorial para negociar el convenio colectivo.

“Intentamos repetir lo que se ha hecho en Madrid. No en las cantidades, que aquí no podemos llegar”, señala el portavoz.

Los intérpretes demandan una subida salarial de entre el 35% y el 40%, que sitúe sus retribuciones al nivel de 2004, afirman. Además reivindican que se regulen asuntos claves relacionados con la prestación de sus servicios, entre ellos la longitud del ‘take’ (unidad de doblaje) y los límites de la convocatoria.

En Mixer, el estudio adjudicatario de la producción destinada a ETB, la tabla salarial fija una remuneración de 30,50 euros por convocatoria y 2,95 euros por ‘take’ en euskera para ETB, y 28 euros por convocatoria y 2,70 euros el ‘take’ en castellano; mientras que, en cine o distribución, la remuneración asciende a 37,34 euros por convocatoria y 3,47 euros el ‘take’ dentro del programa Zineuskadi, una subvención del Gobierno vasco que alcanza a unas 12 o 14 películas al año, de animación, normalmente.

Sin embargo, estas remuneraciones no son homologables a otros ámbitos, como Madrid, afirman los actores, al utilizarse aquí unos criterios para medir el trabajo de los actores distintos a los de la capital. Así, en este estudio, los ‘takes’ sobrepasan a menudo las ocho líneas máximas fijadas en Madrid y pueden alargarse incluso a un folio, sostiene Alkiza.

Por su parte, las convocatorias suelen abarcar varios capítulos, y es frecuente acudir a doblar cuatro o cinco capítulos de una serie y recibir por ello como contraprestación, en concepto de convocatoria, un salario de 30,50 euros . “Es un desastre”, remarca.

Además, los actores no pueden compensar sus ingresos por otras vías, como la publicidad, continúa Alkiza. “Se están pagando 15 euros por ‘spot’ en euskera”, se lamenta el portavoz, en referencia al estudio Mixer, que, al adjudicarse el doblaje para ETB, “regala” al canal público toda la publicidad de un año, a cambio de la concesión, critica. “Además, si te niegas a hacerlo, quedas marcado. Y esto es muy pequeño”, afirma, tras censurar el “clientelismo” que rige, en su opinión, el ámbito del doblaje en la comunidad autónoma vasca.

Unos precios que se replican en estudios como FX Media, si bien allí los actores trabajan sin director y en formato de autocontrol – reitera –; mientras que en el resto de estudios se trabaja con los precios equivalentes a los del programa Zineuskadi, es decir, 37,34 euros por convocatoria y 3,47 euros el ‘take’, y, aunque esos precios no se han movido en los últimos 15 años, aquí sí se respetan los estándares habituales en otras comunidades relativos a la convocatoria y el ‘take’. También se suele cumplir normalmente con las obligaciones de cotización a la Seguridad Social, admite.

Producción en euskera

Según los actores, la patronal Ibaia – que agrupa a estudios como K2000, Irusoin, Rec – se ha mostrado partidaria de regular el sector. Para Alkiza, la situación actual se asemeja a la “ley de la selva”, sin ninguna regulación y con los estudios tirando los precios para competir. “Un locutor cruza la acera y cobra menos por su trabajo”, critican.

Los actores de doblaje esperan reticencias por parte del Gobierno vasco al que acusan de hundir el mercado del doblaje en euskera, por un lado, y de rebajar además con sus concursos, los salarios y condiciones laborales de los profesionales del sector.

Las horas de doblaje en euskera han descendido desde un máximo de 1.600 horas de películas y series en los años 90, hasta las 100 horas de 2018.

Los intérpretes reclaman al Gobierno vasco que clarifique su postura y que, o bien “fomente el doblaje en euskera”, o que “se deje de hacer”. “No se puede mantener un mercado sin la que la gente puede vivir de él”, clama Alkiza.

Los actores culpan al actual responsable de cultura y política lingüística del Gobierno vasco, Bingen Zupiria – antiguo director de ETB – del viraje emprendido en lo relativo al doblaje en euskera, que se ha visto recluido a la emisión de unas cuantas series de animación en el canal infantil ETB3.

“El resultado ha sido un fracaso total. Se ha perdido todo el tejido del sector”, critica el portavoz de la asociación que agrupa a los actores de doblaje en euskera.

Fuentes del Gobierno vasco consideran, sin embargo, que es mejor reservar el doblaje en euskera a los niños, y la versión en castellano con subtítulos para los adultos, afirman en la web de la televisión vasca.


Deja un comentario